Aprendiendo a aprender

Hola a todos,

Espero que el comienzo de 2016 esté siendo bueno para todos vosotros.

Hoy os traigo información sobre un curso que hay disponible en Coursera. Coursera es una plataforma de cursos gratuitos, los cuáles en muchos casos están impartidos por profesores de universidades de gran prestigio. Si uno quiere un certificado verificado ha de pagar (en torno a unos 45 euros), pero si no (realmente si es sólo para aprender no es necesario) con apuntarse al curso es suficiente.

Os animo a cualquiera a echar un ojo pues hay muchos cursos que merecen la pena. Hoy en concreto os escribo por uno que creo que puede ser de utilidad tanto para educadores (sean profes o padres) como para cualquier persona a la que le guste aprender.

Este curso se lama “Aprendiendo a aprender” o “Learning how to learn” en su versión inglesa. El contenido del curso está en inglés, por lo que es imprescindible manejarse en el idioma pero merece claramente la pena. En el curso explican por qué es importante estudiar de forma periódica, por qué es importante dormir para asentar los conocimientos y una serie de técnicas y trucos para mejorar el proceso de aprendizaje.

Si os interesa inscribiros la siguiente sesión empieza el 1 de Febrero, no obstante lo imparten periódicamente. Pincha aquí si te interesa.

Un abrazo.

——

Recuerda: puedes suscribirte al blog introduciendo tu e-mail en la cajita situada en la parte superior derecha del contenido, recibiendo los artículos directamente en tu correo electrónico

Tweet-tweet: puedes seguir el blog en Twitter en https://twitter.com/aqjugamosjuntos

Canal en youtube: https://www.youtube.com/user/aquejugamosjuntos/playlists

Pinterest: http://www.pinterest.com/aqjugamosjuntos/

Padres: La importancia del Ocio y del Tiempo libre en la educación (parte I)

Buenas,

Hoy quiero hablaros sobre lo importante que es el ocio y el tiempo libre en la educación de los niños y jóvenes, ya que ocio no es solamente jugar (o no necesariamente). El artículo se dividirá, como mínimo, en dos partes, ya que es un tema que da de sí. Al final de éste iré añadiendo los enlaces pertinentes cuando publique nuevos posts al respecto.

Cómo hacer que los jóvenes aprovechen el tiempo libre

A menudo he visto padres y madres preocupados porque sus hijos estén ocupados (incluyendo a los míos cuando yo era una pipiola), porque cuando vuelvan del colegio o del instituto tengan algo que hacer, algo en lo que ocupar su tiempo. La solución que se da a estos “problemas” suele ser el apuntar a los chicos y chicas a una serie de actividades extraescolares.

1. Que hagan algo que les guste, no lo que te gustaría a ti

Personalmente creo que que un chaval (o chavala) tenga actividades extra es una gran oportunidad para poder desarrollar y potenciar sus habilidades en un ámbito que les llame la atención. Remarco esta última parte porque, personalmente, me parece super importante que el ocio esté dirigido a lo que guste a los chicos y chicas. Cuando una actividad les llame la atención tendrán una motivación especial para seguir adelante con ella y para dar lo mejor de sí mismos. Desde mi punto de vista, de este modo conseguimos lo siguiente:

  • Se lo pasarán bien
  • Desconectarán, lo que les permitirá luego retomar otras actividades de carácter más intelectual (como estudiar) con mejor actitud y productividad. Si llenamos el horario de un niño con actividades que meramente suman horas de trabajo, que no ocio, a su jornada acabaremos saturándolo.
  • Pondrán más de sí mismos al realizar esa actividad. Si es una actividad artística, deportiva o similar avanzarán más rápido y le dedicarán más esfuerzo que a una actividad que no les guste.
  • Aprenderán. Con todo se aprende, como veremos más adelante, y además se aprenden cosas que no se enseñan en los colegios y que hoy en día son muy importantes para sobrevivir en el mundo empresarial
  • Conocerán gente con sus mismos gustos, con lo cual les será más fácil establecer relaciones de amistad fuera del ámbito escolar. Esto último parece una tontería, pero siempre está bien que los chicos y chicas tengan varios grupos, ya que les proporcionará diversidad y en caso de que uno de los grupos falle en algún momento siempre habrá un apoyo extra.

A veces a los padres les gustaría que sus hijos realizasen una actividad de ocio concreta porque, como es lógico, creen que es buena para ellos. No obstante no hay que perder de vista el que sea una actividad que les agrade. Yo en alguna ocasión me he encontrado con que a mi cargo tenía a algún niño al que no le llamaban mucho las actividades del grupo y que, con el tiempo, se veía obligado por sus padres a asistir. Sinceramente por buena que sea una actividad a veces simplemente no resulta la adecuada para el gusto del chico o de la chica. Eso no quiere decir que sea un fracaso, simplemente hay que buscar otro tipo de actividad que sí vaya con él o con ella. A mí como monitora, cuando alguna vez me encuentro con un caso similar, me da mucha pena que ocurra, pero más pena me da que el niño o niña vaya obligado a una actividad con la que en realidad no está disfrutando.

¡Ojo! Por si no ha quedado claro, en este artículo estamos hablando de actividades de ocio , obviamente si un chico está flojo en una asignatura y va a una academia a modo de refuerzo, por mucho que no le guste lo necesita para su formación. Pero éste no es el tipo de actividades a las que me refiero en este artículo.

2. La virtud está en la justa medida

Igual que la carencia total de actividades extra pueden disminuir las oportunidades de un chico/a para potenciar ciertas habilidades (aunque tal y como están las cosas ahora y de caras las clases y actividades, a veces no quede más remedio), también es malo un abuso de las mismas.

Una persona también necesita no sólo ocio, sino un tiempo libre, unos intervalos de tiempo a la semana en los que tenga flexibilidad para decidir qué hacer, que pueda elegir. Si simplemente nos limitamos a cuadrar sus horarios al milímetro, por muy enriquecedoras que sean las actividades a las que asisten, les estaremos quitando la oportunidad de aprender a gestionar su tiempo.

“Pero si resulta que le dejo mucho tiempo libre, al final se lo va a pasar o viendo la tele o jugando a la consola”

A lo que yo respondo: no tiene por qué, y aquí es donde los padres entran en acción. Estos tiempos libres son una oportunidad estupenda para pasar tiempo con vuestros hijos, aunque también es importante dejarles una parte para ellos mismos. En ese tiempo que tienen podéis estimularles para que realicen ciertas actividades (intentando ofrecerles variedad, para que elijan). Uno de los objetivos de este blog, en lo que a los padres se refiere, es proporcionaros actividades que os permitan dar opciones nuevas a vuestros hijos.

En la segunda parte de este artículo abordaré el tema ¿Qué cosas podemos aprender jugando o realizando actividades de ocio? en el que daré respuesta a la pregunta y os daré algunos ejemplos de actividades que podéis proponerles para esos tiempos libres de los que hablaba.

Un saludo y que paséis bien lo que queda de semana 🙂

Si leíste este artículo, quizá te pueda interesar la segunda parte: Padres: La importancia del Ocio y del Tiempo libre en la educación (parte II)

——

Recuerda: puedes suscribirte al blog introduciendo tu e-mail en la cajita situada en la parte superior derecha del contenido, recibiendo los artículos directamente en tu correo electrónico

Tweet-tweet: puedes seguir el blog en Twitter en https://twitter.com/aqjugamosjuntos

Canal en youtube: https://www.youtube.com/user/aquejugamosjuntos/playlists

Pinterest: http://www.pinterest.com/aqjugamosjuntos/